En Le Relais de l’Entrecôte solo hay un plato. Aun así, franceses y turistas hacen filas eternas para probarlo. El éxito viene desde 1959, cuando Paul Gineste de Saurs montó un restaurante para vender los vinos que producía su familia. Como no sabía mucho del negocio, y tampoco se quería complicar, solo vendía un plato único y sencillo: ensalada de lechuga con nuez del nogal y vinagreta de mostaza, 150 gramos de entrecot con una salsa a base de mantequilla y muchísimas papas a la francesa.

L’Entrecôte con su famoso plato único: carne y papas.

Con el tiempo el vino terminó siendo lo de menos y la salsa lo de más. Muchos han intentado descifrarla, pero la receta es y seguirá siendo secreta. El restaurante, tanto en París como en sus múltiples franquicias en todo el mundo (desde Kuwait hasta Bogotá), es clásico, sencillo y funciona con la misma dinámica.

L’Entrecôte en una de sus sedes en París.

Como no hay menú, tan pronto un cliente se sienta, una mesera —vestida con el mismo uniforme de los años cincuenta— le pregunta en qué término quiere le carne. Luego le traerá la ensalada y, no mucho tiempo después, la mitad de la carne con papas. La otra mitad estará en una mesa al lado para ser servida en un segundo servicio con más papas recién fritas. Eso sí, la variedad que no tienen en platos fuertes aparece en la carta de postres. Tienen 12 de los más tradicionales, como profiteroles, crème brûlée y vacherine du Relais.

Dónde: Cl. 79B n.° 8-10

También debería leer:

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Un mal polvo según Mabel Moreno

    close
  • Viña Machado

    close
  • Mariana Rodríguez

    close
  • Patricia Castañeda

    close
  • Raya Grishina

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.