Una pasta verdaderamente fresca se amasa el mismo día en que se prepara, tiene un mayor nivel de humedad y hasta un tiempo de cocción menor al que tienen las de supermercado. Esas condiciones son fundamentales para que tenga un sabor diferente que realmente permita potenciar los demás ingredientes. Bajo ese concepto nació Ovo, una fábrica de pasta en Chapinero creada y dirigida por el chef Nicolás Galvis. El local tiene una imponente barra con diferentes opciones de pastas frescas y salsas de la casa para que usted, con recomendaciones del chef, por si las necesita, pueda armar su plato predilecto como es debido. Claro que si lo que quiere es hacerla usted mismo, puede llevársela para preparar en casa.

Recomendado SoHo: fetuccini de espinaca con salsa alfredo, brócoli y pollo.

Hay pasta larga espagueti y fetuccini y pasta corta —casareccia y fusilli—, todas hechas el mismo día y de diferentes tipos: hay de sémola —el ingrediente clave para hacer pasta— y huevo, con zanahoria, remolacha y hasta con espinaca. También hay raviolis con diferentes rellenos como zapallo, pollo, carne o espinaca. Le recomendamos los rellenos con queso paipa, ¡son de otro nivel! Las salsas no se quedan atrás y también son fabricadas ahí mismo. Están, por supuesto, las clásicas napolitana, boloñesa y pesto —con cualquiera de las tres va a la fija— y siempre hay un plato del día con salsas como all’ amatriciana (con tocineta y tomates ligeramente picantes) o de ajo, espárragos y champiñón. Esa variedad lo obligará a ir varias veces, pero créanos, no se va a cansar.

Lea también: (otros restaurantes nuevos)